MIS REFLEXIONES Y ARTÍCULOS EN ESPAÑOL

CONFIANZA EN UNO MISMO – SI NO LA TIENES, ¡NECESITAS TENERLA CON URGENCIA!

“Las personas que lograban cosas generalmente tenían mucha persistencia y un poco de suerte. Si persistíamos lo suficiente, la suerte generalmente llegaba. Pero la mayoría de las personas no podían esperar la suerte, así que se rendían”. (Charles Bukowski)

Jean-Paul Sartre, un filósofo francés contemporáneo, dijo que la angustia surge en el momento exacto en que el hombre percibe su condena irrevocable a la libertad. En otras palabras, el hombre está condenado a ser libre. Nunca habrá una condición en la que no tengamos la oportunidad de elegir. Siempre habrá una opción de elección, incluso si la elección es no elegir.

El hecho es que la angustia está presente en nuestras vidas. Trae consigo dudas que llenan nuestras mentes, que a veces parecen pesar sobre nuestras cabezas, socavando nuestras mejores intenciones, generando inseguridad y, en otras ocasiones, una horrible sensación de vulnerabilidad. Esta percepción psicológica, caracterizada por una sensación de impotencia, falta de aire, opresión en el pecho, ansiedad, inseguridad, falta de humor, y acompañada de resentimientos aliados con algún dolor, es en realidad un sensor que llevamos dentro de nosotros y que está directamente conectado con nuestros sentimientos y suele activarse cuando nos damos cuenta de las elecciones que estamos haciendo. ¿Qué podemos hacer cuando esto sucede?

Por supuesto, el camino más fácil que podría decirles aquí es que a partir de ahora no más pensamientos negativos —tienen que ser optimistas, creer en ustedes mismos y siempre imaginarse con superpoderes. ¡La regla es el optimismo!

¡Bien! Cualquiera que haya caído en esto sabe que no funciona y que todo esto es una gran tontería; de hecho, son ideas como estas las que nos ayudan a volvernos aún más “locos de la cabeza”. No es de sorprender que la depresión, la ansiedad, el TOC, la ira y sentimientos similares estén relacionados con este tipo de propuesta. Muchos trastornos psicológicos surgen precisamente debido no solo a la falta de claridad de la realidad, sino también a las fantasías en las que nos inducen a creer. La idea de que todo lo que se necesita para tener una buena vida es pensar positivamente es tan absurda como yo decirles hoy que tomen cloroquina para inmunizarse contra el COVID. Quizás por esta misma razón, no hay investigación que refute el hecho de que los libros y películas de autoayuda son superventas al mismo ritmo que las personas sufren más problemas psicológicos. Miles de personas han abrazado la creencia de que hay una forma más fácil de lidiar con la realidad de la vida y, por lo tanto, caen víctimas de los encantos de la Ley de la Atracción e incluso adaptan conceptos absurdamente ridículos y sin fundamento de la imaginativa “física cuántica” para facilitar el logro de la felicidad, el auto o el trabajo de sus sueños. No faltan personas que nos digan que todo es trascendental. Me encantan palabras como energía, campo, entre otras tonterías “cuánticas”, sin embargo, no es de eso de lo que voy a hablar; al contrario, quiero volver a la realidad y dialogar con ustedes sobre la Confianza en uno mismo desde la perspectiva de las ciencias del comportamiento y la neurociencia.

Volviendo a la realidad. Es cierto que creer en uno mismo no siempre es fácil. Pero tal vez esto nos ayude mucho a aprender a vivir con angustia. ¿Quién sabe, con eso, el plan que ahora está dentro de ustedes realmente se verá como algo bueno: invertir en el proyecto que tanto sueñan, tal vez expresar su posición sobre un tema importante realmente será interesante durante la próxima reunión, ¿participar en el desafío de una competición deportiva significativa ayudará a aumentar su autoestima o simplemente invitar a esa persona que les llama tanto la atención a tomar un agradable café? ¡Todo esto implica elecciones! Ahora, cuando llega el momento de tomar la iniciativa y ponerlo en práctica, todos tenemos un cierto nivel de dificultad en la confianza necesaria para decidir dar el paso decisivo. Entonces, de repente, las dudas nos atormentan y la angustia nos domina: ¿Vale la pena arriesgarse así? ¿Estoy realmente dispuesto? ¿Puedo hacer esto? ¿Qué pasa si sale mal? Y, en medio de las variaciones de emociones y sentimientos que nos dominan, está el miedo, que casi siempre enciende esa luz roja en lugar de motivarnos a aprovechar una oportunidad, y a menudo, desprevenidos, dejamos pasar fácilmente otra oportunidad.

Quiero escribir sobre este tema precisamente porque lo que más me ha llamado la atención es el aumento significativo de clientes que buscan mi trabajo tanto en coaching como en terapia conductual, precisamente porque necesitan las palabras alentadoras que vienen de otros, ya que a menudo parecen confiar más en la opinión de los demás que en la suya propia. ¿Por qué?

Pero, después de todo, ¿qué significa realmente “confiar en uno mismo”?

Aunque el término, que es típico de la psicología, la literatura terapéutica y también de la autoayuda, a menudo se usa como sinónimo de autoestima y autoaceptación. Sin embargo, estas relaciones son un error. La confianza en uno mismo siempre se refiere a la competencia personal y veremos claramente su importancia y diferencias con otros problemas psíquicos como la autoestima y la autoaceptación. Esto se debe a que, por ejemplo, la autoestima tiene que ver con cómo cada persona describe la forma en que ve su propio valor. En otras palabras, cuánto aprecias y te gusta a ti mismo. Se trata de la evaluación que la persona hace de sí misma, expresando una actitud de aprobación o aversión, así como sus habilidades y valor, tanto para sí misma como para el entorno en el que vive. Así que, en resumen, la autoestima no se refiere necesariamente a habilidades; en realidad, es el respeto que tienes por ti mismo, tu propia apreciación. La autoaceptación sigue en la misma dirección, tiene más que ver con cómo se siente la persona consigo misma. Se trata de autorespeto, con todas sus virtudes y defectos. Se trata de aceptar con respeto y valor quién eres hoy, no quién quieres ser o quién fuiste. Con la autoaceptación, practicas, o deberías practicar, un cuidado consciente diario de ti mismo. Y esto te fortalecerá como un todo.

Nótese que no es fácil diferenciar estas preguntas y los psicólogos han estado lidiando con estos problemas durante décadas. El hecho es que no es tan claro separar la confianza en uno mismo de otros términos que a menudo están relacionados. Sin embargo, es una parte fundamental para aquellos que buscan una buena salud mental comprender el concepto de confianza en uno mismo. En resumen, se refiere principalmente a valorar tus propias habilidades en su totalidad. Cuando se trata de habilidades individuales, los investigadores tienden típicamente a usar términos como autoeficacia o autoconfianza específica. Por ejemplo, una persona puede ser eficiente en asuntos relacionados con la ingeniería, pero tener un bajo rendimiento en las relaciones humanas —por supuesto, sin dejar de lado que todos tenemos la capacidad de desarrollar habilidades donde no las teníamos previamente, es decir, la autoeficacia es algo que puede desarrollarse en un área u otra.

¡DUDAS SÍ!

La cuestión fundamental de la autoconfianza radica en comprender si realmente podemos hacer algo significativo para mejorar nuestra capacidad de manejar nuestras angustias y así desarrollar mecanismos psíquicos que realmente nos ayuden a aumentar las posibilidades de seguir adelante con confianza sin ayuda externa. En otras palabras, ¿cómo mejorar nuestro sentido de confianza en nuestras propias capacidades, partiendo de nuestros propios sentimientos? ¿Cómo hacer esto?

Por más investigaciones que haya realizado sobre este tema para atender a mis clientes o incluso para escribir este artículo, debo confesar que quizás nadie conoce la respuesta exacta. Pero no se desanime. Tenemos diversas pistas que pueden ayudarnos a encontrar una comprensión identitaria capaz de explicar a partir de lo que hay dentro de nosotros mismos.

Muy probablemente, al igual que la mayoría de otros comportamientos y características psicosociales, se sabe que en la formación de nuestra mente hay un gran impacto genético responsable de la constitución de la personalidad de cada uno, y esto tiene que ver con nuestra capacidad de confiar que comienza a presentarse en la adolescencia hasta la edad adulta. Cuando estudiamos el comportamiento de los niños, es fácilmente perceptible que algunos simplemente hacen lo que desean por su cuenta. Otros no tienen tanta facilidad y esta perspectiva se manifiesta arduamente cuando son adultos.

El entorno también juega un papel importante. La autoeficacia se determina, entre otras cosas, por la experiencia que vamos construyendo a lo largo de la vida. Los estudios conductuales indican que la duda sobre nuestras habilidades tiende a surgir de la comparación con los demás. Esto se explica cuando hacemos una simple autoobservación de las personas que forman parte de nuestro día a día. Perceba introspectivamente que hay continuamente una autosugestión de que siempre hay alguien mejor que nosotros. ¡Siempre sentirá esta duda si compara sus propias debilidades con los puntos fuertes de otras personas! Es normal que las personas que se comparan, en general, hayan sido objeto de comparaciones hechas por adultos (afectivamente importantes para ellas) en relación con otros niños. Las dudas, sin embargo, no son malas en sí mismas, siempre que no se pierda el autocontrol. La verdad es que hacer cuestionamientos rutinariamente sobre nuestro propio desempeño no es un problema, incluso ayuda a mejorarnos, pero si nos ponemos crónicamente en duda, perjudica la salud mental, las relaciones humanas y el rendimiento.

Llevándolo a la práctica, cuando hago un análisis exhaustivo con mis clientes sobre sus habilidades, percibo que todos ellos dudan de sí mismos de vez en cuando, y esto no es un problema, como ya se mencionó, es incluso saludable; ayuda a resignificar creencias limitantes, como hace que la persona tenga más claridad sobre la realidad en relación incluso con el ego, el narcisismo y la vanidad. El problema que he estado observando cada vez más son casos de clientes que desconfían crónicamente de sus propias capacidades y esto ha afectado su salud mental y, a veces, sus relaciones y también su desempeño profesional. En los estudios que he investigado y seguido a través de los procesos conductuales junto con mis clientes, he logrado encontrar una relación muy estrecha entre la autoestima y la autoconfianza. En algunos casos, por ejemplo, pido a mi cliente que complete un cuestionario en el que se le solicita que declare en qué medida ciertos adjetivos se aplican a ellos. Posteriormente, la idea es saber cuán seguros estaban en sus respuestas. Con esto, he notado que aquellos con baja autoestima muestran menos confianza en su propia capacidad para autoevaluarse. Pero no siempre es así. También hay clientes que muestran baja autoestima, pero están muy seguros de sus autoevaluaciones. (Esto puede ser desfavorable, pero me ayuda mucho en el proceso tanto de coaching como de terapia (TCC). Esta información es esencial para trazar estrategias de abordaje y ayudar al propio cliente a conocerse mejor).

INFLUENCIAS EXTERNAS

En psicología conductual, es un hecho que cuanto más creemos en nosotros mismos y en nuestras propias habilidades, mayor será el impacto en nuestro comportamiento de toma de decisiones y de resiliencia. Por ejemplo, puede afectar la evaluación y la sugerencia de cómo manejar nuestra disposición para tomar ciertas decisiones, incluso si han demostrado ser más desafiantes o están relacionadas con otras situaciones pasadas en las que no tuvimos éxito. Aquellos atormentados por dudas sufren de ansiedad por la decisión, lo que perjudica la calidad de buscar información, confiando en sus propias creencias, buscando referencias a menudo en fuentes poco confiables, al igual que dudan en comprometerse. Fortalecimiento de pensamientos contrafactuales.

Mira, en la vida cotidiana, a menudo nos encontramos con situaciones que requieren una explicación, lo que nos lleva a preguntarnos cómo y por qué sucedieron, desencadenando así procesos explicativos causales que son la base de nuestras elecciones. Del mismo modo, muchos otros eventos inducen, en lugar de una explicación causal, un pensamiento sobre cómo podríamos haber evitado o prevenido un resultado dado, es decir, cómo podrían haber cambiado las cosas si hubiéramos actuado de manera diferente o si algún aspecto de la situación hubiera sido solo un poco diferente. A este proceso cognitivo lo llamamos pensamiento contrafactual. Las personas que no pueden desarrollar autoconfianza se convierten en víctimas de este tipo de pensamiento y las creencias limitantes estrechan su capacidad analítica, aferrándose solo a lo que refuerza sus creencias ya establecidas. De hecho, es una lucha inconsciente entre la razón y la angustia que a menudo conduce al desarrollo de trastornos mentales. No es de extrañar que incluso nuestro comportamiento como consumidores esté visiblemente determinado por nuestra autoconfianza.

Esta formulación sesgada sugiere que la relación entre nuestras elecciones y la realidad, que debería ser el foco de atención, comparte una relación desequilibrada. Por un lado, una proposición contrafactual del tipo “si… entonces” necesariamente implica una naturaleza causal en la medida en que existe una relación de causa y efecto entre un antecedente y un consecuente, y el conocimiento causal especulativo y a veces vacío influye en los contrafactuales que las personas generan para sí mismas.

Así, el pensamiento contrafactual se convierte en una inferencia de autoconfianza. Como efecto de facilitación y disociación de la activación por otro, una de las formas de establecer causalidad implica simular escenarios contrafactuales que prueban la plausibilidad de varias posibles causas. Los procesos tienen varias características en común, tanto en términos de su activación como en términos de las funciones que desempeñan, ya que son activados por situaciones sorprendentes, negativas o que violan la autoimagen y tienden a tener consecuencias a nivel de esa misma percepción de lucidez de la realidad y, principalmente, distorsionar la valoración de sus propias habilidades en su conjunto. La falta de autoconfianza tiende siempre a bloquear la sensibilidad cognitiva a nuevas oportunidades.

Como ejemplo de la consecuencia de esto, se puede ver en varios estudios educativos en las escuelas que muestran, por ejemplo, que en ciudades o incluso barrios donde domina el patriarcado, las niñas tienden a tener una menor productividad y peores calificaciones en matemáticas que los niños porque tienen menos confianza en su capacidad para resolver problemas. Si solo comparamos los resultados de niños y niñas en regiones donde no hay esa tendencia, y que tienen un nivel igualmente alto de creencia para ambos sexos en sus habilidades matemáticas, no se puede ver ninguna diferencia en los resultados. Otro ejemplo está en estudios que demuestran que las personas que tienen más confianza en sus propias habilidades tienen un mejor desempeño en los exámenes. Para hacer esto, los investigadores de psicología social fingieron a los voluntarios que las respuestas a un próximo examen de conocimientos generales se les presentarían en una pantalla por una fracción de segundos antes. De hecho, solo palabras completamente insignificantes parpadeaban en el monitor. Sin embargo, posteriormente, los participantes se desempeñaron mejor en el examen que los miembros del grupo de control, quienes tuvieron que tomar el examen sin la “preparación especial”.

RAÍCES DE LA AUTOCONFIANZA

La flexibilidad y la tolerancia con uno mismo parecen ser palabras clave cuando se trata de soportar las propias dificultades y, así, irónicamente, valorar las competencias. Es posible que todavía te estés preguntando: Pero, ¿no es la autoconfianza algo normal en las personas, después de todo, a todos les gusta sentirse capaces, poderosos, seguros? Parece algo paradójico. Parece que las personas, en su mayoría, a veces incluso se esfuerzan demasiado en demostrar estas características para ocultar su propia fragilidad.

Sí. Esto es cierto. De hecho, a menudo las personas se identifican tanto con la “máscara” de autoconfianza que comienzan a transmitirla excesivamente, lo que puede ser igualmente perjudicial a largo plazo; esto sucede cuando las personas creen que saben más de lo que realmente saben, lo que puede llevarlas a tomar decisiones que no son de su interés por que carecen de suficiente información.

Por lo tanto, quiero volver aquí al auto-cuestionamiento. Tanto la comparación como el auto-cuestionamiento tienen su importancia para lidiar con las propias convicciones, fundamentalmente importante también considerar si realmente vale la pena confiar en uno mismo y en los demás y no ser víctima de pensamientos contrafactuales. Es esencial entender esto porque, contrariamente a lo que se piensa, el exceso de autoconfianza al que tienden las personas en esta forma de auto-validación no está directamente relacionado con la creencia en uno mismo. Por el contrario, los estudios de comportamiento han demostrado que en realidad son sombras. En otras palabras, son los que más temen entrar en contacto con sus vulnerabilidades y, por lo tanto, prefieren concluir rápidamente que tienen razón.

En las consultas, las preguntas más frecuentes que escucho son: ¿Cómo se puede fortalecer la autoconfianza?

Para responder a esta pregunta, siempre realizo un ejercicio con el cliente para ayudarlo a comprender que la flexibilidad y la tolerancia consigo mismo deben ser palabras clave cuando se trata de enfrentar sus propias dificultades y, así, a través de sesiones y ejercicios de autoanálisis, aprender a valorar sus propias competencias. Por ejemplo, sugiriéndole que recuerde y escriba ocasiones en las que tuvo éxito o estaba seguro acerca de una decisión; el recuerdo es una gran herramienta para ayudarlo a conectarse con un estado emocional de seguridad.

POSTURA CORPORAL Y ELOGIOS EN EL MOMENTO ADECUADO

Como especialista en lenguaje conductual, el consejo es entender que caminar por la vida con la cabeza demasiado alta y una postura encorvada puede traer dificultades. ¡Sí, esto es un hecho! Estudios conductuales recientes junto con la neurociencia han demostrado la importancia de la postura corporal en la formación de sentimientos y, consecuentemente, de pensamientos y la capacidad de lidiar con las emociones, así como de cómo reaccionar ante la angustia, por ejemplo. Los invito a un experimento simple. Intenten resolver problemas de matemáticas simples mientras están sentados erguidos, encorvados en la silla y acostados. Verán una diferencia significativa en su capacidad cognitiva según su postura. Es mucho más difícil con una postura encorvada o acostados cumplir la tarea. Nunca olviden que una posición erguida encarna la autoconfianza; la postura afecta no solo cómo nos ven los demás, sino también cómo nos percibimos, pensamos y actuamos.

El nivel adecuado de reconocimiento también juega un papel importante. Aquí quiero que los líderes, educadores, pero especialmente los padres, reflexionen sobre el tema como una verdadera advertencia. Los elogios excesivos y las expresiones exageradas como “extraordinario” o “increíble” hacia las personas, especialmente los niños, pueden perjudicar en gran medida su capacidad para conectarse de manera realista con la autoconfianza. Esto incluso puede llevar a la depresión, generar estrés o incluso ansiedad y TOC. Perjudica profundamente la capacidad de lidiar con la autoconfianza y la autoestima porque, con el tiempo, establecen estándares inalcanzables para sí mismos, volviéndose hipersensibles a la frustración. También existe el riesgo de que la sobrevaloración constante cree la ilusión narcisista de superioridad. Nunca olviden que el elogio es muy importante para todos, especialmente para los niños, pero tiene su tiempo y lugar apropiados; más importante que valorar el resultado obtenido es apreciar su esfuerzo y celebrarlo, sin trivializar la situación.

Consejo de oro: En algunas de mis sesiones, suelo dar a mis clientes un ejercicio de lectura donde describen oportunidades para mejorar habilidades a través del aprendizaje y el esfuerzo. Posteriormente, les hago completar un cuestionario de autoevaluación después de completar varias tareas pequeñas. Con esto, los clientes aprenden que sus propias habilidades pueden cambiar y tienen menos probabilidades de ser perturbados por la duda y completan mejor las tareas. Vale la pena señalar que si alguien cree que la competencia no es una cualidad fija, las dudas no tienen un efecto tan negativo en el bienestar. Por lo tanto, quiero concluir este artículo dejando una sugerencia práctica: siempre que necesiten su autoconfianza, intenten recordar ocasiones en las que actuaron con confianza, tuvieron éxito o estaban seguros acerca de una decisión. Este recuerdo puede conectarlos con un estado emocional de seguridad.

Ahora, para ustedes padres y otros adultos cercanos a los niños, cuando se trata de querer lo mejor para ellos, recuerden que es fundamental para el desarrollo de una dosis saludable de autoconfianza desde temprana edad; no deben abrumar constantemente a los pequeños ni prestar siempre atención o llamar la atención sobre lo que hacen mal. Es mejor discutir juntos cómo será la solución a un problema que ir directamente a la reprimenda. Es importante que el niño perciba que tiene apoyo y puede resolver problemas y tareas de forma independiente. Aprendemos del dolor, del sufrimiento, así como de nuestros propios errores. ¡Así como la autoconfianza comienza desde pequeños, es necesario practicarla durante toda la vida!

✅ ¿Te gustó este artículo?

OBRIGADO POR LEER Y VER A MARCELLO DE SOUZA EN OTRA PUBLICACIÓN EXCLUSIVA SOBRE EL COMPORTAMIENTO HUMANO

Hola, soy Marcello de Souza. Comencé mi carrera en 1997 como líder y gerente en una gran empresa del mercado de TI y Telecomunicaciones. Desde entonces, he participado en importantes proyectos de estructuración, implementación y optimización de redes de telecomunicaciones en Brasil. Inquieto y apasionado por la psicología del comportamiento y social. En 2008, decidí sumergirme en el universo de la mente humana.

Desde entonces, me he convertido en un profesional apasionado por descifrar los secretos del comportamiento humano y catalizar cambios positivos en individuos y organizaciones. Doctor en Psicología Social, con más de 25 años de experiencia en Desarrollo Cognitivo Conductual y Organizacional Humano. Con una carrera diversa, destaco mi papel como:

Master Sênior Coach & Trainer: Guiando a mis clientes en la búsqueda de metas y desarrollo personal y profesional, logrando resultados extraordinarios.

Chief Happiness Officer (CHO): Fomentando una cultura organizacional de felicidad y bienestar, impulsando la productividad y el compromiso de los empleados.

Especialista en Desarrollo del Lenguaje y Comportamiento: Mejorando las habilidades de comunicación y autoconciencia, capacitando a las personas para enfrentar desafíos con resiliencia.

Terapeuta Cognitivo Conductual: Utilizando la terapia cognitivo-conductual de vanguardia para ayudar a superar obstáculos y lograr una mente equilibrada.

Constelación Psíquica Sistémica Familiar & Organizacional: Basada en las leyes sistémicas y psíquicas del comportamiento que rigen nuestros afectos, esta práctica ofrece una visión profunda de las influencias ancestrales que moldean nuestro viaje.

Hipnoterapeuta: Basada en la interacción entre mente y metáforas, la Hipnoterapia ayuda a superar obstáculos, patrones no deseados y promueve el autodescubrimiento.

Conferencista, Profesor, Escritor e Investigador: Compartiendo conocimientos valiosos e ideas en eventos, entrenamientos y publicaciones para inspirar cambios positivos.

Consultor y Mentor: Aprovechando mi experiencia en liderazgo y gestión de proyectos para identificar oportunidades de crecimiento y proponer estrategias personalizadas.

Mi sólida formación académica incluye cuatro postgrados y un doctorado en Psicología Social, junto con certificaciones internacionales en Gestión, Liderazgo y Desarrollo Cognitivo Conductual. Mis contribuciones en el campo son ampliamente reconocidas en cientos de clases, sesiones de entrenamiento, conferencias y artículos publicados.

Coautor del libro “El Secreto del Coaching” y autor de “El Mapa No es el Territorio, el Territorio Eres Tú” y “La Sociedad de la Dieta” (el primero de una trilogía sobre el comportamiento humano en la contemporaneidad – 05/2024).

Permíteme ser tu compañero en este viaje de autodescubrimiento y éxito. Juntos, descubriremos un universo de posibilidades de comportamiento y lograremos resultados extraordinarios.

Por cierto, te invito a unirte a mi red. Como amante de la psicología del comportamiento, la psicología social y la neurociencia, he creado mi canal en YouTube para compartir mi pasión por el desarrollo cognitivo-conductual con más personas.

No olvides seguir a Marcello de Souza en otras plataformas de redes sociales y unirte a la lista VIP para recibir artículos exclusivos semanalmente por correo electrónico.

Si deseas hacer una donación para que este blog continúe produciendo contenido único y diferenciado, visita: [Enlace de Donación]

✍️ Deja tu comentario

📢 Comparte con amigos

🧠 El canal oficial de Marcello de Souza fue creado para simplificar la comprensión del comportamiento humano y complementar la información en el blog: www.marcellodesouza.com.br

🧠 Suscríbete al canal: www.youtube.com/@marcellodesouza_oficial

🧠 Último libro de Marcello de Souza: www.marcellodesouza.com.br/o-mapa-nao-e-o-territorio-o-territorio-e-voce/

🧠 Contacto Comercial: comercial@coachingevoce.com.br

🧠 Escribe a Marcello de Souza: R. Antônio Lapa, 280 – Sexto Andar – Cambuí , Campinas – SP, 13025-240

Redes Sociales

🧠 Linkedin: www.linkedin.com/company/marcellodesouzaoficial

🧠 Instagram: @marcellodesouza_oficial

🧠 Instagram: @coachingevoce

🧠 Facebook: www.facebook.com/encontraroseumelhor/

🧠 Facebook: www.facebook.com/coachingevoce.com.br/

🧠 Sitio web oficial: www.coachingevoce.com.br/ www.marcellodesouza.com

🧠 Lista VIP para recibir artículos exclusivos semanalmente de mi autoría: contacto@marcellodesouza.com.br

🧠 Portafolio: https://linktr.ee/marcellodesouza

🧠 Presentación y adaptación: Marcello de Souza

#emociones #autocontrol #autoconciencia #relaciónemocional #autoayuda #motivación #superación #desarrollopersonal #mentalidad #pensamientopositivo #actitudpositiva #éxito #positividad #liderazgo #coachingejecutivo #gestióndeequipos #liderazgoconsciente #resiliencia #fortalezamental #resiliente #superarobstáculos #mentalidadguerrera #equilibrio #vidaprofesional #vidapersonal #coachingdecarrera #calidaddevida #DesarrolloPersonal #Autoconocimiento #InteligenciaEmocional #CrecimientoPersonal #AtenciónPlena #Bienestar #VidaEquilibrada #PsicologíaPositiva #Resiliencia #ComportamientoHumano #Autoestima #HabilidadesSociales #Empatía #EquilibrioMental #SaludMental #TransformaciónPersonal #HábitosSaludables #SuperaciónPersonal #FelicidadInterior #marcellodesouza #coachingeytú #vulnerabilidad #pazinterior #amor #relaciónenpareja #relaciónmadura #nuevocomienzo #vidaconsciente #sabervivir #valentía #sinceridad

2 Comentários

  • Dale Zentgraf

    Needed to send you that very little observation in order to thank you once again on the great views you have documented on this page. It was quite wonderfully generous with you to give extensively what exactly most people would’ve marketed as an e-book to help make some profit for their own end, mostly now that you might well have tried it in case you considered necessary. Those good tips likewise worked like a great way to be aware that most people have similar eagerness like my personal own to learn significantly more in regard to this condition. I believe there are a lot more pleasurable sessions in the future for individuals who read carefully your blog.

    • Marcello De Souza

      Thank you so much for your thoughtful message! It’s truly heartening to know that the content provided here has been helpful and appreciated. I’m passionate about sharing valuable insights and knowledge, and it’s incredibly rewarding to hear that it’s making a positive impact.

      Your words of encouragement mean a lot to me, and I’m grateful for your recognition of the effort and generosity put into creating the content. I’m dedicated to providing high-quality material that can benefit others, and I’m glad to see that it’s resonating with you and others who visit the blog.

      If there are any specific topics or areas you’d like to see covered in future posts, please don’t hesitate to let me know. Your feedback helps shape the direction of the content, and I’m always open to suggestions.

      Thank you once again for your kind words and support. Here’s to many more insightful and enjoyable sessions on the blog in the future!

      To stay connected and delve deeper into the world of behavioral development, I recommend that you follow me on social media platforms such as LinkedIn (http://www.linkedin.com/in/marcellodesouzaprofissional), Instagram, Facebook and YouTube. You can find me using the handle @marcellodesouza_oficial.

      If you find the content valuable and would like to support it, consider purchasing my latest book, “The map is not the territory, the territory is you”, available on several online sales platforms around the world, such as Amazon. Alternatively, you can support the blog by making a donation using the link provided: PayPal donation link: https://www.paypal.com/ncp/payment/QTUD89YFWD27C

      Lastly, your feedback is extremely valuable to me. If you could take a moment to share your thoughts and comments by leaving a review on Google, I would greatly appreciate it: https://g.page/r/CQx5OkvXIr13EB0/review

      If you have any further questions or need additional resources, please feel free to get in touch. I’m here to help you!

      Best regards,

      Marcello de Souza, Ph.D.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *