MIS REFLEXIONES Y ARTÍCULOS EN ESPAÑOL

NO SÉ CUÁNDO PARAR – LA RELACIÓN ENTRE EL AGOTAMIENTO Y EL SUPERPODER DE LOS EXCESOS EN EL TRABAJO

“Marcello, es como si me estuviera hundiendo en un vórtice implacable de trabajo y autoexigencia. Al principio era un placer, pero ahora, con cada vuelo que tomo, se ha convertido en un viaje de tortura. Horas de compulsión en una silla, una prisión que construí yo mismo. La pantalla de la laptop que era mi herramienta, ahora es mi único refugio, mi billete de entrada a un mundo de trabajo, sin noción de cuándo desconectar. Me siento angustiado, aferrado a mis cuestiones personales de pensar que necesito producir cada vez más, al mismo tiempo que me doy cuenta de que me estoy hundiendo lentamente.

Recientemente, una conversación con un colega empresario me dejó profundas marcas. Mencionó a un amigo en común que acababa de perder la vida después de un infarto fulminante tras una reunión catastrófica en su empresa. De repente, me vi en un espejo, enfrentando la verdad que estaba evitando. Yo también estoy perdiendo la noción de mis propias emociones, sacrificando mi alegría, mi equilibrio, mi familia, amigos, mientras persigo metas inalcanzables.

No hay descanso para mí; no recuerdo la última vez que dormí en paz. Ignoro las señales de agotamiento como si fuera una batalla que estoy decidido a ganar. Me quedo despierto hasta altas horas de la noche, como un prisionero que no puede escapar de su propia celda. Esta dificultad para reconocer mis límites se ha convertido en un monstruo que me devora, y yo soy la presa indefensa.

Mi vida, a los cuarenta años, se resume en esta dualidad que me atormenta. Recuerdo a una ultramaratonista que se sometió a una cirugía cerebral para extirpar un tumor y perdió la noción del tiempo: el agotamiento desapareció y siguió corriendo sin saber cuándo parar. ¡Ese soy yo! Siento que también estoy corriendo, pero en círculos, sin dirección, sin propósito. Y en este torbellino de autoimposición, me he perdido, he olvidado quién soy.

Ha llegado a un punto en el que mi superpoder se ha convertido en mi mayor problema. Ya no sé dónde termina uno y comienza el otro. La línea entre mi pasión por el trabajo y el autosacrificio está borrosa, y me estoy hundiendo en medio de esta confusión. En el fondo, siento un dolor agonizante, una sensación de estar roto, perdido. Las palabras resuenan en mi mente, como un grito silencioso: ¡Ya no sé cuándo parar!”

No Sé Cuándo Parar

Esta historia no solo es real, sino que, créanme, no es diferente de tantas otras que presencio en mi día a día. En un mundo en constante movimiento, donde las fronteras entre la vida personal y profesional a menudo se desvanecen, fácilmente nos encontramos perdiendo la noción: nuestra habilidad compleja para no identificar los sutiles avisos del agotamiento. Es como si en algún momento de nuestra carrera, activáramos un interruptor que nos da un poder especial que nos permite sumergirnos intensamente en tareas y objetivos, mientras nos alejamos de la realidad de nuestros propios límites, donde esto se convierte en un dilema que va minando nuestro propio bienestar físico y mental.

Incluso se podría decir que la idea de estar siempre en busca de superación es la base de este dilema y que tal vez pueda explicarse como una capacidad evolutiva de persistir incluso ante las adversidades. Sin embargo, probablemente la evolución no nos preparó para una vida moderna tan acelerada y desenfrenada. Lo que un día fue una cualidad de supervivencia, actualmente nos coloca en un umbral peligroso entre productividad y agotamiento. Para las neurociencias, esto es bastante obvio, después de todo, el agotamiento no es solo una sensación subjetiva, sino una respuesta química y fisiológica compleja.

Por ejemplo, cuando estamos estresados, ansiosos o agotados, nuestros cuerpos pasan por una serie de reacciones químicas y cambios fisiológicos. Hormonas como la adrenalina y el cortisol pueden liberarse en cantidades elevadas, la frecuencia cardíaca puede aumentar, la respiración puede volverse más rápida y superficial, y así sucesivamente.

Estas respuestas son complejas e involucran interacciones entre diferentes partes del cuerpo, como el sistema nervioso, hormonal e inmunológico, y la intensa presión y agotamiento a los que el cuerpo está sometido muestran cómo la dificultad para reconocer las señales de agotamiento desencadena una serie de cambios internos necesariamente perjudiciales.

Por eso, puedo afirmar que en medio de esta realidad, el término “emoción” adquiere un nuevo significado. Las emociones no son meramente tonalidades resultantes de momentos coloridos de la vida; tienen raíces profundas en nuestra química, así como en nuestra fisiología. El relato de mi cliente que menciona a la ultramaratonista ilustra el impacto de este fenómeno. La incapacidad de percibir las señales de agotamiento es una emoción peculiar, una faceta de nuestra propia defensa contra la realidad creada por nosotros mismos, que nos permite, en ocasiones, trascender límites normales. Sin embargo, esta misma característica puede ponernos en una agotadora maratón de trabajo, similar a la maratonista, donde las señales de agotamiento psicológico se ignoran en favor de razones alienantes que escapan de la realidad.

En este escenario, la resonancia de las presiones con las que somos continuamente bombardeados, ya sean económicas, sociales o incluso de nuestras relaciones más cercanas, no puede ser ignorada. La sociedad postcontemporánea a menudo celebra el culto a la productividad incesante, convirtiendo los trastornos y las enfermedades laborales en una insignia de honor. La delgada línea entre la superación y el agotamiento se cruza con frecuencia, llevando a una verdadera ruleta rusa de estrés crónico y momentos fugaces de realización.

La Falta de Conciencia y Autorreflexión

Sin embargo, la conciencia y la autorreflexión emergen como faros de esperanza en este viaje. Reconocer que el agotamiento es una emoción compleja que puede llevar tanto al éxito como al fracaso, así como una intersección entre lo físico y lo psicológico, es un paso vital. Nuestra capacidad para discernir cuándo es el momento de desacelerar y permitir la recuperación puede ser la clave para evitar no solo el deterioro del bienestar físico y emocional, sino también para mantenerse saludable en lugar de enfermar física y mentalmente.

El hecho es que en un mundo donde el agotamiento es tanto un superpoder como un desafío, la autorreflexión se presenta como un faro de discernimiento casi imposible de ver. El equilibrio entre la capacidad de perseverar y la necesidad de cuidarse a uno mismo es un acto de lucidez, que requiere una autoconsciencia constante, pero que parece cada vez más distante. Aprender a honrar nuestros límites y reconocer las señales de agotamiento nos coloca en una trayectoria de autoestima y autocuidado, donde podemos aprovechar sabiamente el superpoder de la persistencia al mismo tiempo que mantenemos la salud mental.

La Influencia Digital

La complejidad de no percibir las señales de agotamiento encuentra raíces profundas en las dinámicas modernas, estando fuertemente influenciada por las presiones de la sociedad y las demandas de las redes sociales. La incapacidad de identificar los límites del agotamiento a menudo surge de una combinación de factores psicosociales que caracterizan el mundo actual.

En el escenario contemporáneo, las redes sociales emergen como una poderosa fuente de influencia. La constante exposición a narrativas fantasiosas y lunáticas de éxito, productividad aparentemente incesante y logros extraordinarios crea una presión subliminal para estar siempre activo y en la cima. La necesidad de alienarse al flujo interminable de actualizaciones y seguir los imperativos de las mega tendencias y los estándares impuestos por las plataformas digitales nos ciega completamente a la percepción de cuándo es el momento de disminuir el ritmo—el miedo a quedarse atrás, aliado al deseo de encajar en la imagen idealizada en las redes sociales, a menudo lleva a ignorar las señales evidentes de agotamiento, llevando a uno al borde del abismo, listo para saltar.

Además, las demandas del entorno corporativo también desempeñan un papel central. La cultura de la inmediatez, de “hacer más en menos tiempo”, de estar siempre en actividad, y la necesidad enfermiza de sentirse útil, impregna el mundo profesional y personal, generando una sensación constante de estar siempre por debajo de las expectativas.

La competencia global y la búsqueda incesante de reconocimiento amplifican el sentimiento de que cualquier pausa es una concesión a la mediocridad, con el riesgo de perder lo que ya se tiene. Este entorno de alta presión no solo dificulta el reconocimiento de los propios límites, sino que también contribuye a la normalización del agotamiento como parte integrante de la vida moderna.

Desde una Perspectiva Neurocientífica

El ciclo de recompensa proporcionado por las redes sociales y la cultura de la productividad pueden reforzar la tendencia a ignorar estas señales en busca de logros y validación.

La propia naturaleza del trabajo remoto y de las comunicaciones digitales continuas también desempeña un papel relevante. La frontera entre el trabajo y la vida personal a menudo se desdibuja, llevando a una sensación constante de estar “siempre conectado”. La ausencia de límites claros entre momentos de trabajo y descanso dificulta identificar cuándo es apropiado parar y recuperar energías.

En este mismo sentido, la dificultad de reconocer las señales de agotamiento se convierte en una batalla constante. Las expectativas virtuales y reales se entrelazan, generando una presión implacable para mantener un ritmo frenético. Sin embargo, la conciencia sobre estas dinámicas es el primer paso para enfrentar este desafío. Al comprender cómo las redes sociales, las presiones sociales y las demandas laborales se entrelazan para dificultar la percepción del agotamiento, podemos adoptar medidas para establecer límites saludables, abrazar el autocuidado y, así, encontrar un equilibrio más sostenible entre la búsqueda de logros y el bienestar personal.

En el contexto de las presiones modernas, especialmente de las exigencias y la influencia de las redes sociales, el cerebro a menudo pasa por una serie de adaptaciones y respuestas que pueden contribuir a la dificultad de reconocer las señales de agotamiento.

La exposición constante a las demandas de la sociedad y a las expectativas sociales puede activar áreas del cerebro asociadas con el estrés, como la amígdala. Esto desencadena una respuesta de “congelación, lucha o huida”, llevando a una sensación constante de alerta y preocupación. Esta respuesta crónica al estrés puede alterar los patrones de funcionamiento cerebral, afectando la capacidad de sintonizar con las señales sutiles de cansancio y agotamiento.

Las redes sociales, a su vez, influyen en la liberación de dopamina en el cerebro, creando un ciclo de recompensa. La búsqueda de nuevos mensajes, likes, comentarios y validación en línea lleva a una mayor necesidad de reconocimiento y pertenencia, incluso cuando el cuerpo y la mente claman por silencio. Esta supresión de la percepción del agotamiento ocurre porque el sistema de recompensa del cerebro está más enfocado en buscar aprobación y autoestima que en reconocer las necesidades reales.

Además, la exposición constante a pantallas y notificaciones puede afectar los ritmos circadianos. La luz azul emitida por los dispositivos electrónicos perturba el reloj biológico interno, perjudicando la percepción del tiempo y, por supuesto, la calidad del sueño. En consecuencia, la función cognitiva se ve afectada negativamente, incluida la capacidad de evaluar con precisión los propios niveles de agotamiento.

Estos factores en conjunto contribuyen a una desconexión entre las sensaciones y la realidad; entre lo posible y lo imposible; entre la lucidez y la alienación; entre lo útil y lo esclavizante; entre la cordura y la idiotez; entre el agotamiento y la percepción consciente de uno mismo. El cerebro, a menudo sobrecargado por estímulos constantes y estrés crónico, se vuelve menos sensible a las señales de fatiga, llevando al enfermarse psíquico que está relacionado con muchos trastornos y enfermedades físicas y mentales.

En resumen, el cerebro pasa por transformaciones químicas de adaptaciones e influencias que dificultan la percepción de las señales de agotamiento. La sobrecarga de estímulos, la respuesta al estrés y la búsqueda de recompensas en busca de placer generan una desconexión entre los estados físicos y mentales, haciendo difícil reconocer cuándo es el momento de detenerse y cuidarse a uno mismo.

Por eso la afirmación “la dificultad de reconocer las señales de agotamiento es al mismo tiempo un superpoder y un problema” representa esta dualidad intrínseca del fenómeno llamado posmodernismo. Refleja la complejidad de las influencias en juego cuando se trata de la capacidad de percibir lo que es real y lo que es alienación.

Superpoder

La dificultad para reconocer las señales de agotamiento puede verse como un superpoder en ciertos contextos. Esta habilidad para seguir funcionando a pesar de los desafíos y superar los límites puede permitir que las personas logren hazañas notables. Muchos avances en la ciencia, el arte y otros campos han sido realizados por individuos que se dedicaron incansablemente a sus objetivos, aparentemente ignorando las señales de agotamiento. Esta tenacidad puede impulsar la productividad y llevar a resultados extraordinarios, creando un sentido de capacidad y logro.

Nuestra capacidad para no percibir las señales de agotamiento es un aspecto intrigante y multifacético de la naturaleza humana. En un mundo que exalta la productividad constante y donde las redes sociales intensifican el deseo de validación y éxito, esta habilidad gana relevancia. Este “superpoder” tiene el potencial de generar logros extraordinarios, pero también conlleva una serie de desafíos y riesgos que pueden afectar profundamente nuestra salud y bienestar.

Al abordar las consecuencias positivas, es innegable que los individuos con esta habilidad a menudo logran hazañas notables. La capacidad de mantener un enfoque intenso en objetivos específicos, incluso cuando aparecen señales de agotamiento, puede resultar en avances científicos, creaciones artísticas impactantes y soluciones innovadoras a desafíos complejos. Estos individuos pueden persistir más allá de las limitaciones percibidas, ofreciendo ejemplos inspiradores de determinación y resiliencia.

Además, este superpoder a menudo se manifiesta como una “ráfaga” de productividad en momentos críticos. Bajo la presión de plazos ajustados o circunstancias desafiantes, la capacidad de no reconocer las señales de fatiga permite que los individuos se sumerjan en su trabajo con un enfoque inquebrantable. Esto puede resultar en resultados notables en cortos períodos de tiempo, proporcionando un sentido de logro y confianza.

Problema

El problema comienza cuando la incapacidad de reconocer las señales de agotamiento también se convierte en un problema significativo. El agotamiento crónico y el estrés prolongado tienen consecuencias adversas para la salud física y mental. La falta de descanso adecuado puede llevar a una disminución en el rendimiento cognitivo, colapso y afectar todos los sistemas vitales como el nervioso, inmunológico, circulatorio y digestivo, además de contribuir a problemas de salud mental, como ansiedad, depresión e incluso suicidio. Además, la búsqueda implacable de superar los propios límites a menudo lleva a un desequilibrio entre el trabajo y la vida personal. La dificultad para desconectarse y relajarse puede destruir familias, perjudicar relaciones, causar aislamiento social y afectar la calidad de vida en general. La obsesión por la productividad constante puede privar a los individuos de momentos de ocio, contemplación y conexión interpersonal.

Adicionalmente, esta búsqueda incesante de resultados a menudo disminuye la eficiencia a largo plazo. La mente y el cuerpo sobrecargados pueden llevar a decisiones precipitadas, errores y disminución de la capacidad de concentración. La calidad del trabajo puede verse perjudicada cuando el agotamiento crónico comienza a afectar la claridad mental y la capacidad de tomar decisiones informadas, resultando en errores, mala calidad del trabajo y decisiones impulsivas que pueden tener consecuencias desastrosas.

Como ya se mencionó, en un mundo caracterizado por presiones implacables, la capacidad de no notar las señales de agotamiento puede generar una serie de consecuencias negativas que a menudo pasan desapercibidas. A primera vista, este “superpoder” puede parecer una ventaja, permitiendo que las personas persistan más allá de sus límites y alcancen objetivos notables. Sin embargo, un análisis más profundo revela un panorama más complejo y preocupante.

La dificultad para desconectarse de la frenética rutina laboral puede perjudicar las relaciones, afectar el bienestar emocional y generar sentimientos de aislamiento. La incapacidad de participar en actividades relajantes y placenteras a menudo lleva a una vida desequilibrada e insatisfactoria.

Pilares Fundamentales

La preservación de la salud es uno de los pilares fundamentales que subyacen a la importancia de conocer los propios límites. El cuerpo humano no es una máquina inagotable; requiere tiempo de recuperación y descanso para funcionar de manera óptima. Ignorar las señales de agotamiento puede llevar a una sobrecarga crónica, resultando en una amplia gama de problemas de salud, desde trastornos del sueño y ansiedad hasta complicaciones cardiovasculares. La conciencia de los propios límites permite que las personas eviten estas trampas perjudiciales, protegiendo su salud física y mental.

Además, la calidad del trabajo se ve profundamente afectada por la capacidad de reconocer cuándo es el momento de parar. El agotamiento crónico disminuye la claridad mental, la capacidad de concentración y la toma de decisiones informadas. La búsqueda implacable de la productividad puede llevar a errores, retrabajos y una disminución de la eficiencia, minando la calidad del trabajo y perjudicando la reputación profesional. Al establecer límites saludables y permitirse momentos de pausa, se asegura que el trabajo realizado sea consistente, bien pensado y de alto estándar.

El bienestar emocional es otro dominio profundamente impactado por la habilidad de reconocer los propios límites. El agotamiento crónico a menudo se traduce en sentimientos de irritabilidad, frustración y ansiedad. El esfuerzo continuo para superar los propios límites puede resultar en un ciclo autodestructivo de negación emocional, donde las emociones son reprimidas en favor de la productividad. Al darse permiso para descansar y recargar energías, las emociones pueden procesarse de manera saludable, promoviendo un estado emocional más equilibrado y positivo.

En el contexto del equilibrio entre trabajo y vida personal, la capacidad de conocer los propios límites desempeña un papel crucial. El mundo posmoderno a menudo presta una sensación de urgencia constante a las actividades profesionales, resultando en una desproporción entre el tiempo dedicado al trabajo y las pausas necesarias para el ocio y las relaciones. Establecer límites es esencial para evitar el desgaste de las relaciones, mantener la conexión social y garantizar que los momentos de relajación sean valorados y disfrutados plenamente.

¿Cómo podemos cambiar esta dinámica? ¿Cómo podemos desactivar este “superpoder” de excesos y recuperar el equilibrio?

La respuesta comienza con la conciencia y la aceptación de que no somos máquinas, sino seres humanos con limitaciones físicas y emocionales. Reconocer que nuestra salud y bienestar son fundamentales y no deben sacrificarse en nombre de la productividad. Esto requiere un cambio de mentalidad, tanto a nivel individual como cultural.

Debemos aprender a establecer límites saludables para el trabajo y la vida personal, y a respetar esos límites. Esto puede involucrar establecer horarios estrictos para el trabajo y desconectarse completamente cuando termine la jornada laboral. También significa permitirnos momentos de descanso sin sentir culpa o ansiedad por no estar constantemente “haciendo algo”. El autocuidado no es un lujo, sino una necesidad para mantener nuestra salud física y mental.

La práctica regular de técnicas de manejo del estrés, como la meditación, el yoga, el ejercicio físico y la respiración profunda, también puede ser extremadamente beneficiosa. Estas técnicas no solo ayudan a reducir el estrés agudo, sino que también fortalecen nuestra resiliencia al estrés crónico. Además, buscar apoyo de amigos, familiares o profesionales de salud mental puede proporcionar un espacio seguro para compartir nuestras preocupaciones y obtener orientación sobre cómo lidiar con el agotamiento.

Además de los mencionados, en el proceso de desarrollo cognitivo-comportamental hay diversos ejercicios para restablecer la salud mental. Son actividades psicocomportamentales que puedes usar en el día a día para encontrar tu equilibrio óptimo, evitando tanto la subproductividad como el agotamiento. Aquí hay algunos enfoques que puedes aplicar:

  • Autoconocimiento y Autoevaluación: Comenzar con una autoevaluación completa es crucial. Esto incluye identificar valores personales, metas a largo plazo, necesidades emocionales y físicas, así como patrones actuales de trabajo y descanso. Esto ayuda a la persona a entender sus prioridades y establecer una base sólida para encontrar el equilibrio ideal.
  • Establecimiento de Metas Sostenibles: Trabaja con la persona para establecer metas que sean realistas y sostenibles. Define metas específicas, medibles, alcanzables, relevantes y con plazos definidos (método SMART). Esto ayuda a evitar sobrecargarse con expectativas inalcanzables y mantener un ritmo más saludable.
  • Técnica Pomodoro y Descansos Regulares: Acostúmbrate a la técnica Pomodoro, que consiste en trabajar durante 25 minutos y luego tomar un descanso de 5 minutos. Estos descansos regulares permiten que la mente descanse, aumentando la productividad y reduciendo el agotamiento. Gradualmente, aumenta el tiempo de trabajo y ajusta los descansos según la comodidad de la persona.
  • Diario de Tareas y Emociones: Pide a la persona que mantenga un diario de sus tareas diarias, así como de las emociones asociadas a cada tarea. Esto ayuda a identificar patrones de energía, momentos de mayor enfoque y los momentos en que el agotamiento comienza a acumularse. Con esta conciencia, la persona puede ajustar su horario en consecuencia.
  • Práctica de Mindfulness y Relajación: Introduce técnicas de mindfulness y prácticas de relajación, como la meditación y la respiración consciente. Estas prácticas ayudan a la persona a reconectarse con el momento presente, reducir el estrés y aumentar la conciencia sobre sus propias necesidades.
  • Definición de Límites Claros: Ayuda a la persona a definir límites claros entre el trabajo y la vida personal. Esto puede incluir apagar las notificaciones después de una hora determinada, establecer un espacio de trabajo dedicado y definir momentos específicos para desconectarse del trabajo.
  • Reevaluación Periódica: Anima a la persona a reevaluar regularmente su enfoque de trabajo y descanso. La vida es dinámica y las circunstancias cambian, por lo tanto, es importante ajustar las estrategias según sea necesario para mantener el equilibrio.
  • Práctica de Gratitud y Celebración de Logros: Anima a la persona a practicar la gratitud y celebrar sus logros, no importa cuán pequeños sean. Esto ayuda a cultivar una mentalidad positiva, reducir el estrés y mantener el ánimo hacia los objetivos.

Nunca olvides que la flexibilidad también surge como un principio clave. La vida es dinámica y las circunstancias cambian. Lo que puede ser un equilibrio saludable hoy puede no ser el mismo mañana. Por lo tanto, reevaluar periódicamente el equilibrio y ajustar las estrategias es esencial para mantener la armonía entre el trabajo y el descanso.

Es esencial recordar que la búsqueda del equilibrio no es un objetivo final a alcanzar, sino un proceso continuo. A medida que avanzamos en nuestras carreras y vidas personales, enfrentaremos constantemente desafíos que pondrán a prueba nuestra capacidad de mantener este equilibrio. Lo importante es estar consciente de estos desafíos y estar dispuesto a hacer los ajustes necesarios para priorizar nuestro bienestar.

En resumen, reconocer las señales de agotamiento y desafiar la mentalidad de que la productividad es más importante que nuestra salud son los primeros pasos para desactivar el “superpoder” de los excesos. Debemos abrazar nuestra humanidad, establecer límites saludables, practicar el autocuidado y buscar apoyo cuando sea necesario. Solo a través de estas acciones podemos redefinir nuestra relación con el trabajo, encontrar el equilibrio tan necesario y vivir vidas más saludables y gratificantes.

✅ ¿Te gustó este artículo?

OBRIGADO POR LEER Y VER A MARCELLO DE SOUZA EN OTRA PUBLICACIÓN EXCLUSIVA SOBRE EL COMPORTAMIENTO HUMANO

Hola, soy Marcello de Souza. Comencé mi carrera en 1997 como líder y gerente en una gran empresa del mercado de TI y Telecomunicaciones. Desde entonces, he participado en importantes proyectos de estructuración, implementación y optimización de redes de telecomunicaciones en Brasil. Inquieto y apasionado por la psicología del comportamiento y social. En 2008, decidí sumergirme en el universo de la mente humana.

Desde entonces, me he convertido en un profesional apasionado por descifrar los secretos del comportamiento humano y catalizar cambios positivos en individuos y organizaciones. Doctor en Psicología Social, con más de 25 años de experiencia en Desarrollo Cognitivo Conductual y Organizacional Humano. Con una carrera diversa, destaco mi papel como:

Master Sênior Coach & Trainer: Guiando a mis clientes en la búsqueda de metas y desarrollo personal y profesional, logrando resultados extraordinarios.

Chief Happiness Officer (CHO): Fomentando una cultura organizacional de felicidad y bienestar, impulsando la productividad y el compromiso de los empleados.

Especialista en Desarrollo del Lenguaje y Comportamiento: Mejorando las habilidades de comunicación y autoconciencia, capacitando a las personas para enfrentar desafíos con resiliencia.

Terapeuta Cognitivo Conductual: Utilizando la terapia cognitivo-conductual de vanguardia para ayudar a superar obstáculos y lograr una mente equilibrada.

Constelación Psíquica Sistémica Familiar & Organizacional: Basada en las leyes sistémicas y psíquicas del comportamiento que rigen nuestros afectos, esta práctica ofrece una visión profunda de las influencias ancestrales que moldean nuestro viaje.

Hipnoterapeuta: Basada en la interacción entre mente y metáforas, la Hipnoterapia ayuda a superar obstáculos, patrones no deseados y promueve el autodescubrimiento.

Conferencista, Profesor, Escritor e Investigador: Compartiendo conocimientos valiosos e ideas en eventos, entrenamientos y publicaciones para inspirar cambios positivos.

Consultor y Mentor: Aprovechando mi experiencia en liderazgo y gestión de proyectos para identificar oportunidades de crecimiento y proponer estrategias personalizadas.

Mi sólida formación académica incluye cuatro postgrados y un doctorado en Psicología Social, junto con certificaciones internacionales en Gestión, Liderazgo y Desarrollo Cognitivo Conductual. Mis contribuciones en el campo son ampliamente reconocidas en cientos de clases, sesiones de entrenamiento, conferencias y artículos publicados.

Coautor del libro “El Secreto del Coaching” y autor de “El Mapa No es el Territorio, el Territorio Eres Tú” y “La Sociedad de la Dieta” (el primero de una trilogía sobre el comportamiento humano en la contemporaneidad – 05/2024).

Permíteme ser tu compañero en este viaje de autodescubrimiento y éxito. Juntos, descubriremos un universo de posibilidades de comportamiento y lograremos resultados extraordinarios.

Por cierto, te invito a unirte a mi red. Como amante de la psicología del comportamiento, la psicología social y la neurociencia, he creado mi canal en YouTube para compartir mi pasión por el desarrollo cognitivo-conductual con más personas.

No olvides seguir a Marcello de Souza en otras plataformas de redes sociales y unirte a la lista VIP para recibir artículos exclusivos semanalmente por correo electrónico.

Si deseas hacer una donación para que este blog continúe produciendo contenido único y diferenciado, visita: [Enlace de Donación]

✍️ Deja tu comentario

📢 Comparte con amigos

🧠 El canal oficial de Marcello de Souza fue creado para simplificar la comprensión del comportamiento humano y complementar la información en el blog: www.marcellodesouza.com.br

🧠 Suscríbete al canal: www.youtube.com/@marcellodesouza_oficial

🧠 Último libro de Marcello de Souza: www.marcellodesouza.com.br/o-mapa-nao-e-o-territorio-o-territorio-e-voce/

🧠 Contacto Comercial: comercial@coachingevoce.com.br

🧠 Escribe a Marcello de Souza: R. Antônio Lapa, 280 – Sexto Andar – Cambuí , Campinas – SP, 13025-240

Redes Sociales

🧠 Linkedin: www.linkedin.com/company/marcellodesouzaoficial

🧠 Instagram: @marcellodesouza_oficial

🧠 Instagram: @coachingevoce

🧠 Facebook: www.facebook.com/encontraroseumelhor/

🧠 Facebook: www.facebook.com/coachingevoce.com.br/

🧠 Sitio web oficial: www.coachingevoce.com.br/ www.marcellodesouza.com

🧠 Lista VIP para recibir artículos exclusivos semanalmente de mi autoría: contacto@marcellodesouza.com.br

🧠 Portafolio: https://linktr.ee/marcellodesouza

🧠 Presentación y adaptación: Marcello de Souza

#emociones #autocontrol #autoconciencia #relaciónemocional #autoayuda #motivación #superación #desarrollopersonal #mentalidad #pensamientopositivo #actitudpositiva #éxito #positividad #liderazgo #coachingejecutivo #gestióndeequipos #liderazgoconsciente #resiliencia #fortalezamental #resiliente #superarobstáculos #mentalidadguerrera #equilibrio #vidaprofesional #vidapersonal #coachingdecarrera #calidaddevida #DesarrolloPersonal #Autoconocimiento #InteligenciaEmocional #CrecimientoPersonal #AtenciónPlena #Bienestar #VidaEquilibrada #PsicologíaPositiva #Resiliencia #ComportamientoHumano #Autoestima #HabilidadesSociales #Empatía #EquilibrioMental #SaludMental #TransformaciónPersonal #HábitosSaludables #SuperaciónPersonal #FelicidadInterior #marcellodesouza #coachingeytú #vulnerabilidad #pazinterior #amor #relaciónenpareja #relaciónmadura #nuevocomienzo #vidaconsciente #sabervivir #valentía #sinceridad

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *